Agosto 02 2017
Mi primer encuentro con la ansiedad

Mi primer encuentro con la ansiedad

No estaba lista para hablar sobre esto, pero hace unos días me motivaron en Twitter a promover el tema de la salud mental. Por ejemplo, en mi familia sabemos lo que es tener a un ser querido con bipolaridad y, desde niña, me costó entender porque en realidad no sabíamos lo que él estaba pasando.

Y es que nuestra mente, nuestro cerebro, es lo más importante de nuestra vida. Hay medicamentos que nos ayudan si tenemos un malestar en un brazo, una pierna o cualquier parte de nuestro cuerpo físico, pero a nivel interno –o espiritual si se quiere llamar– es más complicado. Sí, los psiquiatras nos pueden recomendar pastillas o tratamientos, pero en realidad solo la fuerza de nosotros mismos nos ayudará a salir adelante.

Siempre me he considerado una persona alegre, dinámica, con unas energías inagotables. No tan optimista porque mi mayor defecto es ser perfeccionista hasta el extremo. Eso nos pasa a muchos Virgos (para los que creen en esas cosas), no sé si será casualidad, pero en mi caso aplica la ley.

Mi primer encuentro con la ansiedad

Tuve una adolescencia llena de amor, de cosas positivas, fui líder en el colegio, activista, era la chavala alegre, que se la pasaba cantando en los pasillos. Nunca fui buena estudiando, es más, no me gusta estudiar, al menos que el tema me apasione. Hice varios cursos de técnicas de estudio, pero ninguno funcionó.

A mí lo que me gustaba era el arte, bailar, escribir (aunque sea mis locuras), el deporte y participar en las pastorales sociales y en cualquier actividad cultural del colegio. Esa fue mi adolescencia, siempre tuve un espíritu libre, aventurero, me costaba ponerme límites y más de una vez hice sufrir a mis padres con la vagancia.

También te puede interesar Mujer, sinónimo de genialidad

Mi primer encuentro con la tristeza profunda fue una decepción amorosa: me habían sido infiel y todavía recuerdo el bajón de presión que sentí cuando me di cuenta. Luego de eso, cambió mi vida, me volví controladora, insegura, molesta y me costó perdonar. Luego empezamos a tener una relación de larga distancia, en la que ambos manteníamos comunicación, estábamos juntos cuando nos mirábamos, pero ya salíamos con otras personas.

Mi primer encuentro con la ansiedad

Sabíamos que no iba a funcionar, me volví la loca que llamaba miles de veces, la que hacía lo imposible por estar detrás de un hombre, etc., ya saben cómo podemos ser los seres humanos. Borrar los recuerdos de esa relación me llevó años, nunca fui a un psicólogo, pero me motivé de nuevo cuando entré en los certámenes de belleza.

Luego mi madre pasó por un cáncer de seno, no tenía miedo pues tenía la absoluta confianza en Dios de que ella estaría bien y ¡así fue! Dios sanó su cáncer y tengo a mi madre gracias a la Gloria de Dios con nosotros por más años si Él así lo permite.

Pasé por los certámenes de belleza, me fue muy bien, conocí a una persona que me ayudó a sentirme mejor con mi autoestima de mujer, sus palabras e intercambios de correos me llenaban de esperanza y abrieron mis ojos. Hay gente que llega a tu vida para dejarte los mejores consejos y las mejores cosas.

En ese entonces, yo necesitaba sentirme valorada y especial. Recuerdo que mi ex me dijo “nunca vas a conseguir a una persona mejor que yo para tu vida”. Estoy segura que much@s ya han escuchado esta afirmación ilusa y ridícula, pero a tus 18-19 años o a cualquier edad no es fácil de digerir.

Mi primer encuentro con la ansiedad

A mis 22 años tuve mi primera crisis de ansiedad. Creo que después de tantos cambios que se fueron dando no tuve tiempo de asimilar lo que ocurría en mi vida y a mitad de mi reinado como Miss Nicaragua empecé a sentirme triste, abrumada, cansada y sin sentido. La ansiedad se apoderó de mí y subí de peso de una forma nunca vista en mi vida porque siempre, desde niña, fui como un espagueti de flaquita.

Recuerdo que salía de mi trabajo, pasaba comprándome una hamburguesa con papas y gaseosas, las devoraba en el trayecto a mi casa, luego llegaba y cenaba cualquier cantidad de comida y en medio de todo me comía una bolsa de patitas o chiverías. Era algo incontrolable, no tenía ganas de hacer ejercicios, de nada, sólo de tragar como loca.

En mi casa creo que no me entendían, uno puede parecer disco rayado diciendo lo que siente, pero nadie te entiende –supongo que así se sentía mi familiar con bipolaridad–. Cada mañana, mi padre me llamaba la atención por las cosas que desayunaba y me hablaba de mantener una buena imagen como figura pública. Claro, era Miss Nicaragua y estaba fuera de forma. Ya para ese entonces hacían memes de mí, de mis hermosos cachetes o de mis piernas gruesas. Tal vez no me veía mal pero, para mí, era la muerte sentir que mis piernas se rozaban al caminar.

Muchas veces me tocó escuchar hablar a la gente sobre mi aspecto físico, que si me miraba gorda en televisión, o menos gorda o más gorda. Solo una vez perdí la amabilidad de mi prudencia y le dije a alguien algo que no debí decir, porque la pobre gente a veces no sabe que hablar de peso o de estados físicos es éticamente incorrecto.

Mi primer encuentro con la ansiedad

Para ese entonces visité a mi primera psicóloga, fui a consulta un par de veces y le dije “vengo aquí porque tengo ansiedad y no puedo para de comer”. Recuerdo que hablamos de esa relación pasada que no lograba borrar de mi cabeza. Me recomendó hacer una carta para ponerle fin al recuerdo, tenía una colección de cuadernos con los escritos de desamor, de odio y de resignación. La vida da tantas vueltas y cuando pasé por esa experiencia no salí de mi cuarto por una semana, lloraba a mares en el piso de mi cuarto, oraba y sentía que Jesús me acompañaba, mis padres no sabían qué hacer para ayudarme y estaban preocupados por mí.

La psicóloga me mandó donde el psiquiatra, mi primer psiquiatra. Aquí quiero hacer un paréntesis porque realmente no me gustó esa primera psicóloga que visité, sentía que me atendía por atender, y que me mandó donde un psiquiatra para salir del compromiso. Errar es de humanos y ahora me he encontrado profesionales entregados y maravillosos que están pendientes de mí o de mi caso, incluso cuando ya no recibía consulta con ellos. Esos son los que especialistas más valiosos, hay que darse la oportunidad de conocer diferentes opciones hasta encontrar el psicólogo que te funcione: vas a hablar de lo más importante, de tu vida, de tu cerebro, de tus emociones.

El psiquiatra me mandó unas pastillas, un tratamiento que iba a durar 6 meses. Yo, en ese entonces, trabajaba a primera hora y lo último que quería era andar zombie en las mañanas, en un trabajo donde tenía tres horas de descarga de energía. Dichosos los presentadores que nacen para dar su mejor sonrisa y entregar todo su entusiasmo cuando tienen mañanas grises.

Yo me decía “este trabajo es para mí”, me sentía bien al saber que podía levantarme una mañana llorando y en menos de una hora estar con todo el dinamismo del mundo, al alentar a mi audiencia, realmente mi terapia era mi trabajo. Una vez ocurrió que un espectador hizo una llamada y criticó mi felicidad, ese día lloré en público, mi productora mandó a corte y se sentía indignada porque las llamadas al aire son el éxito de la televisión en vivo, pero puede salir cualquier cosa. Hay gente muy respetuosa, pero hay personas muy crueles también.

Les soy honesta, no cumplí mi primer tratamiento. Empecé a sentirme motivada porque conocí a mi Mario, quien es ahora mi esposo, el padre de mis hijos y, claro, el mundo volvió a tener sentido después de cuatro años en los que era incapaz de entregar mi corazón. Regresé a los ejercicios, a seguir todo lo que había aprendido sobre nutrición y en un par de meses empecé a ser yo nuevamente. Era importante para mí sentirme bien conmigo misma. Sé que, en muchos casos, la obesidad o la extrema delgadez es un factor emocional y debemos buscar la forma de hacer el pequeño intento de hacer lo que nos hace felices, ponernos metas pequeñas, buscar ayuda, un especialista que te permita tener una guía de lo que estás pasando.

Muchas veces vas a los gimnasios y los entrenadores cometen el error de no hablar con sus clientes, de no saber lo que están viviendo a nivel individual, si tuvieron insomnio, si están desganados, desmotivados emocionalmente, pero creo que para cualquier persona normal el ritmo de trabajo debe estar regulado a tus emociones. No es excusa para ser flojo, pero se debe tomar en cuenta el estado mental de las personas hasta para entrenar o elaborar una dieta.

No es de la noche a la mañana que vas a cambiar tus hábitos de vida, pero poco a poco y al tener la convicción de que lo vas a lograr, se puede hacer. No soy experta en salud mental, pero sí puedo decirles que he tocado fondo en la tristeza un par de veces. En esos momentos pido ayuda, busco un profesional, intento apoyarme en mi familia. Una de mis más importantes amigas de vida, una mujer a quien admiro mucho por su valentía, me dijo una vez: “No te dejes caer en el hoyo de la depresión” y no me quiero quedar más con esas palabras sino que también quiero regalárselas a ustedes.

Esta es la primera parte de mi historia, poco a poco les contaré el resto de lo que he pasado en los últimos años y lo que he hecho para estar bien.

Los quiero.
Xio

Fotografía
Alexander Gómez.

53 comments

  1. Muy bien Xio! #HablemosdeSaludMental

    Responder
  2. Gracias por compartir con nosotros lo que has vivido Xio, no debemos jusgar a las personas por su apariencia.
    Cada quien sabe lo que guardo en su interior .

    Responder
  3. Lindo mensaje Xiomara! Tu historia ayudara a muchas personas a cambiar el chip de su vida y no permitir que controle la ansiedad y la depresion.

    Responder
    1. Muchas gracias Yasuare, espero que mi experiencia lleve un poco de esperanza y ánimo a las personas que lo necesiten. Feliz tarde, un gusto saludarte

      Responder
  4. Te felicito xio por compartir este testimonio de vida es de gran importancia ya que aunque sea a una persona le pueda servir tu experiencia ya hicistes algo valioso en el mundo y estoy segura que sera a mas de uno que le ayudaras te bendigi en el nombre de JESUS sigue adelante

    Responder
    1. ¡Amén! Muchas gracias por los buenos deseos, parra mi es un gusto compartir algo de mi que pueda ser de utilidad para otras personas. Lo hago con mucho cariño. Abrazos.

      Responder
  5. Spectacular… sos Bella y valiente por dentro y por fuera. Gracias por compartir. Te felicito.

    Responder
    1. Muchas gracias Brenda, bendiciones.

      Responder
  6. A veces pensamos que las bellezas como tu , no sufren problemas, pero ya veo que no es así y eso te hace más valiosa, Xio. Bendiciones

    Responder
    1. Hola Ericka, gracias por leerme. Todos estamos expuestos a sufrir de estos problemas. Hombres, mujeres, a cualquier edad. Lo que pasa es que a veces por prejuicios no se comparten y por estereotipos nos cuesta más identificarlos en las personas. Solo uno sabe lo que está viviendo en su interior. Hay que abrirnos y tener más empatía con los demás, creo que viviríamos en un mundo muy distinto. Gracias por escribirme Ericka, bendiciones.

      Responder
  7. ✨✨✨🙏🏼✨✨✨❤️ Gracias por compartir tu alma, tú corazón…❤️

    Responder
  8. Hola xiomara soy alguien que por situaciones de la vida. He sufrido el trauma de tener ansiedad y aún que he visitado psicologos, mi mejor mejor medicina han sido Dios y mis amigos en Cristo han sido una enorme apoyo para mi para superarlo. Besos quien es capaz de contar su experiencia, es una heroína

    Responder
    1. La verdad que sí. Xiomara es una heroína ❤

      Responder
    2. Hola
      Estimada Xiomara, gracias por compartir, yo al igual que tu sufro de ansiedad pero no de comer, sino un trastorno de ansiedad generalizada que dan una serie de síntomas que lo hacen sentir a uno que se muere, falta de aire, palpitaciones, temblores, entumecimiento en las extremidades, baja presión, y muchas más, ya llevo tres años así. Pase por muchos médicos internistas y nadie me encontraba la solución a mi problema, hasta que fui donde un psiquiatra, me mando medicina para controlar los ataques de ansiedad, si me los controla pero siempre me dan desde hace tres años ya. Esta enfermedad es terrible y siento que nadie puede comprender lo que siento. Saludos

      Responder
    3. Mi mamá se suicidó x depresión y esquizofrenia cuando yo tenía diez años, eso marcó mi vida como no tienen idea y la marcó para mal, luché muchos años con la depresión yo sola y con especialistas, pero solo me mejoraba, no era libre ni feliz ni sana emocionalmente, hasta que tomé la decisión de rendirle totalmente a Jesús y que el llevará mis cargas. No voy a negar que soy super llorona y a veces la tristeza quiere entrar en mi vida,pero siempre recurro a mi Cristo y a su promesa de que me ama y todo estará bien si me sumerjo en Él…….en resumen tenemos que poner de nuestra parte y confiar en que Dios tiene el control de todo….. abrazos Xio

      Responder
      1. Hola Thelces, muchas gracias por compartir tu testimonio y lamento mucho por lo que has pasado desde tan niña. Solo Dios conoce los anhelos de nuestros corazones y es en ÉL donde podemos encontrar la paz y las respuestas que tanto buscamos. Te felicito por tomar esa decisión y estoy segura que el Señor tiene preparada grandezas para tu vida. Te mando un fraterno abrazo y muchas bendiciones en todos tus proyectos de vida.

        Responder
  9. Xiomara, eres un gran ser humano, me conmueve mucho tu historia. Una miss muy valiente, soñadora, humana y que no es presumida. Te admiro! Dios te siga bendiciendo y te siga iluminando el camino. Te deseo lo mejor y que tu matrimonio siga floresiendo, Dios te envío ese maravilloso esposo y una bella family ❤ eres muy bendecida. Xio

    Responder
  10. Hola Xiomara…
    Desde el 2011 sufrí mi primer ataque de ansiedad, era una noche como cualquiera y de repente sentí un fuego que bajaba desde mi cabeza hacia mis pies y un sudor helado de mis pies a mi cabeza, la respiración me empezó a hacer falta y los latidos del corazón casi los podía escuchar, mis manos temblaban y mi garganta se cerraba…es la situación más horrorosa que he vivido … Desde ese año sufro de ansiedad y he pasado desde episodios pequeños hasta los más terribles , sólo en la puerta del hospital me siento a salvo y con mi vaso de pastillas en mi cartera. Mi ansiedad vino de cada situación de estres que he pasado, lo que me hace difícil perdonar a quien me las ha provocado. Igual que vos tengo tantos episodios que me llevaría días y noches para poder contarlos todos.
    Buenas noches!

    Responder
  11. Realmente nunca imaginé que una persona como vos haya tocado fondo…mis más sinceras felicitaciones por hablar con la verdad…es motivador para muchos que pensamos que nacimos con una nube gris. Gracias por compartir.

    Responder
  12. Hola xiomara yo tambn sufro de ansiedad pues no es nada fácil últimamente no paro de comer pues aveces estoy motivada y luego no es algo difícil pero se que no es imposible si lo tratas tu blog me ayudo a comprender un poco y pues casi lo q escribiste es igual mi historia , sólo q yo sigo buscando ayuda para controlarme q se me a echo algo difícil.

    Responder
    1. Hola Joselin, muchas gracias por compartir un poco de tu testimonio, me alegra mucho que mi experiencia te haya sido de utilidad. Es importante el apoyo de profesionales, pero más aún alimentar el espíritu y acercarnos a Dios. No es un proceso fácil, pero si se puede lograr. Mis mejores deseos para vos.

      Responder
  13. Tengo 18 años recién cumplidos y he tenido problemas de ansiedad y déficit de atención desde los 10 años. Y por problemas económicos nunca he tenido atención profesional, ya que vos la tenés, y podes, gozala y disfrutala Xio, besos😘

    Responder
    1. Hola, muchas gracias por escribirme. A veces no se necesitan de los grandes recursos para buscar ayuda. Lamento mucho por lo que has pasado, el principal pilar en mi vida es Dios y solo se necesita trabajar en esa conexión espiritual. Saber que en ÉL encontramos la paz y un apoyo único y verdadero. Acercate al Señor y encomendale tus angustias, acercate con humildad y verás cómo tu vida puede cambiar. Claro que el tratamiento con profesionales es importante, pero para nuestro padre nada es imposible. Te mando un fraterno abrazo.

      Responder
  14. Hola Xio, te leo desde New York. Y solo te puedo decir que te felicito por lo que estás haciendo, me imagino no es fácil salir a contar tu vida, pero es de grandes hacerlo para ayudar a miles de personas que hoy en día sufren de ansiedad y tristeza profunda. Muchas veces hasta a la muerte se puede llegar, pero también con solo leee un post como el tuyo, quizás pueda ayudar a salvar vidas. Sigue escribiendo no pares. Tienes mucha gente que te quiere y sigue. Miles de besos a la distancia.

    Responder
    1. Hola Lucia, un gran abrazo hasta N.Y. Muchas gracias por leerme, cada una de mis experiencias es compartida con mucho cariño y también espero que sea de ayuda para muchos. Estos temas hay que hablarlos y si puedo ser un canala para llevar un mensaje que cree un impacto positivo en la vida de las personas, lo haré con mucho gusto. Bendiciones.

      Responder
  15. Soy Noel dueño de la fm…stereo mia 97.1, recuerdo hace dos tres años atrás que fuistes presentadora de un evento de A N S y coca cola ..para inaugurar comedores infantiles…despues del evento hubo un buffete y vos agarraste un platito con una escualida ración..y te alejastes a comer sola y de espalda..yo gordito agarré de todoy me fui a sentar enfrente tuyo…vi tu seria mirada. ..comistes lento con mirada al vacío…y luego llamadas a casa a ver como estaban los pequeños…retoque maquillaje, levantarse ,sonreir y volver a la actividad…para mis adentros dije a esa Miss ,le está pasando algo..

    Responder
    1. Hola Noel, muchas gracias por compartir esas memorias. Cada cabeza es un mundo, y solo uno conoce por lo que está pasando en su interior. Hay que tener más empatía con los demás y tratar de no tener criterios de juicios tan rápidos. A partir de mi misma experiencia he aprendido mucho de esto. Solo uno conoce lo que está viviendo. Saludos y espero nos volvamos a encontrar.

      Responder
  16. Hola Xiomara, yo padezco de esas dos cosas que mencionas, ansiedad y depresión desde muy pequeña, nunca me he tratado con psicólogos o siquiatra, pero solo Dios me ha ayudado a ir superando poco a poco esto que ha sido de impedimento a mi vida en muchas áreas, tu blog me anima un poco a buscar ayuda

    Responder
    1. Hola Claudia, muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme. Con Dios como centro de nuestras vidas, nada es imposible, pero si el apoyo de profesionales es vital para estos procesos de sanación. Te recomiendo que la busqués, y platiqués por lo que estás pasando con las personas que querés y te quiere. Que tengás un bendecido fin de semana.

      Responder
  17. Hola Xiomara, te felicito por ser tan abierta con tu experiencia , ayudas a muchas personas a darse cuenta que nadie está exento de pasar por estas cosas, que no hay nada de que apenarse y que lo importante es confiar en Dios y en nosotros mismos que todo puede superarse.

    Responder
    1. Gracias Daris por leerme, para mi es un gusto compartir mis experiencias, lo hago con mucho cariño y con la intención que le sirva lo que escribo a las personas que me leen y que puedan tener un impacto positivo en las personas. Un gusto saludarte

      Responder
  18. Me sentí muy identificada contigo y aún tengo ratos de depresión. Que bueno es saber que eres tan normal como el resto de chicas. Saludos y Bendiciones

    Responder
    1. Es buen saber que no solo una persona pasa por lo mismo.. yo pase por lo mismo pero mi refugió fue mi Dios el me saco de toda depresion y se que necesitaba de el. Ya que me habia olvidado de mi Dios. Es alentador para muchas personas que pasan lo mismo y leean estas experiencia . Ahora tengo una vida sana y libre de toda depresion. Nunca nos quedemos calladas ante esta enfermedad contemos hablemos y ante todo agarrado de la mano de Dios.
      Saludos Xiomy Dios te bendiga

      Responder
      1. Hola Dan, muchas gracias por el leer el artículo. La verdad es que los casos de ansiedad y la depresión son mas comunes de lo que pensamos, lo que pasa es que el tema de la salud mental no es un tema que esté en agenda de nuestro día a día, pero hay mucho por hablar y por compartir. Entre más “popular” hagamos esto temas, más pronto podremos ayudar a las personas que lo padecen y a identificar sus síntomas. Hay que estar siempre alertas. Bendiciones en tu día Dan.

        Responder
    2. Hola Jessica, muchas gracias por leer mi artículo. Estos temas son más comunes de lo que pensamos y todos estamos propensos a sufrir problemas de depresión o ansiedad. Hay que compartirlo, hay que hablarlo más. Saludos y buenas tardes.

      Responder
  19. Estimada Xiomora, Reciba un cordial saludo.

    La depresión es un estado que puede afectarte a cualquier edad y de diferentes maneras. Pase por una decepción amorosa a mis 49 años, la cual me afecto mucho. Llore mucho y por mucho tiempo, casi no comía, y me daba solo por dormir. Oraba y oraba tanto a Dios y siempre estaba lo mismo, ni el trabajo hacia cambiar mi situación emocional. Al principio no sabia que estaba pasando por esa afectación, no busque ayuda profesional y mucho menos les dije algo a mi lideres espirituales. A mi me encanta leer y un día llego a mis manos un articulo sobre la depresión y pude identificar los síntomas y Ore mucho a Papito Dios y le dije lléname de tu amor, Señor Jesús ayúdame, Espíritu Santo toma el control de mi alma, llévate esta depresión y me dije a mi misma levántate, sigue adelante este hombre no merece lo que estas pasando. A veces se me vienen recuerdos de esta relación sentimental, me dan deseos de escribirle, llamarle, pero me digo a mi misma basta ya (como la canción, jijiji) y acá estoy.
    Es bueno hablar sobre estos temas, por que muchas personas están pasando por situaciones similares, desconocen los síntomas y no saben que hacer y la depresión te puede llevar hasta el suicidio.

    Fue un gusto leer tu escrito, gracias por compartir tus experiencias.

    Dios Te Sobreabunde.

    Responder
    1. Hola Sheyla, muchas gracias por leerme y compartir tu testimonio. Es muy importante exteriorizar aquello que nos perturba, buscar ayuda y sobre todo, lo más importante buscar a Dios, nada nos hace más fuertes que su presencia en nuestras vidas. Te mando un fuerte abrazo y lo que coparto, lo hago con mucho cariño, esperando que sea de utilidad para otras personas. Feliz tarde

      Responder
  20. Gracias Xiomara por compartir, justo ahora la hija de mi amiga esta pasando algo muy parecido a lo tuyo le acabo de compartir tu artículo, espero les sirva y se alienten. Saludos y éxitos.

    Responder
    1. Hola Lisseth, gracias a vos por leer el artículo, me alegra saber que es de utilidad para otras personas, lo comparto con mucho cariño. Un fuerte abrazo para vos, tu amiga y su hija. Que en el nombre de Dios todo salga bien. Bendiciones.

      Responder
  21. Me ha conmovido tu historia Xiomara,y más el valor que has tenido para compartirla con nosotros, de esa forma nos ayudas a comprender que no somos infalibles y que tenemos que buscar ayuda. Te deseo Bendiciones infinitas para vos y tu linda familia.

    Responder
    1. Hola Mayra, muchas gracias por leerme. Todos estamos expuestos a sufrir de ansiedad o depresión y entre más lo hablemos más rápido podremos identificar estos trastornos en nosotros o en otras personas y podemos asistir o apoyar con tiempo a quienes lo sufren o tratarnos debidamente. Que tengás un bendecido fin de semana.

      Responder
  22. Me encanto tu blog gracias por compartirlo, se que es dificile hablar de esto.

    Responder
    1. Hola Indira, muchas gracias a vos por leerlo. A como mencionás no es fácil compartir este tipo de experiencias pero lo hago con la intención que sea de utilidad para otros. Vale la pena hablar del tema. Feliz día, abrazos.

      Responder
  23. Eres una inspiración Xioma. Eres muy fuerte ,eres muy buena. No cambies. Dios es todo. Un mensaje para todas las personas, que son tán rápido para criticar y burlar, de todos los que sufren de enfermedades mentales, como la depresión y la ansiedad. ¿Tienes idea de lo fuerte que uno tiene que ser? Solo para sobrevivir y vivir dia a día, y todos los días con depresión y la ansiedad? Muchas bendiciones .

    Responder
    1. Muchas gracias Franklin por leerme. Solo Dios sabe la fortaleza que necesitamos para sobrepasar estos problemas y es ÉL quien nos la da. Hay que alimentar nuestro espíritu y construir esa conexión con nuestro Padre. Es un ser amoroso y miseriordioso que nunca nos abandona. Que tengás un bendecido día.

      Responder
  24. Preciosas líneas, hermoso leer que has superado esas tristezas, sos valiente sin duda, que bueno que si conociste a tu Mario, alguien mucho mejor para vos! un abrazo

    Responder
    1. Hola Ana, muchas gracias por leer mi artículo. Con Dios en nuestras vidas, nada es imposible. Abrazos y bendiciones.

      Responder
  25. Muchas gracias por tocar este tema yo tengo ansiedad y la razón de esto no la encuentro, muchas gracias y mi respeto por compartir este tema tan delicado e íntimo ❤️

    Responder
    1. Hola Esmeralda, a veces omitimos información de nuestras vidas por miedo, siempre hay una razón, es importante tratarse con profesionales, pero más importante buscar a Dios en momentos de angustias, nuestro Padre siempre nos da las respuestas que estamos buscando. Hay que confiar en que Él hallamos la paz. Sigue adelante, bendiciones.

      Responder
  26. Tienes mi apoyo incondicional. Escribo inspiraciones y poemas .Voy a escribir un poema sólo para ti Xiomara. Eres una verdadera guerrera para la humanidad. Ansiedad y depresión es real. El mundo necesita tener más compasión y empatía hacia las personas que sufren de Ansiedad, Depresión y cualquier tipo de enfermedad mental. Muchas gracias por difundir el mensaje. Eres un diamante lleno de amor, usa tu plataforma y tus influencias para que este mundo sea mucho más hermosa.

    Responder
    1. Hola Franklin, muchas gracias por el aprecio y tus buenos deseos. Siempre debemos ser la mejor versión de nosotros mismos para los demás. Debemos de apuntar a eso. Bendiciones en tu día.

      Responder
  27. Me encantó tu post, yo también he luchado contra la ansiedad, depresión y los malos comentarios.
    Así como usted, he tratado de sobreponerme y de no dejarme caer en ese hoyo de la depresión, Jesús, mis amigas y mi madre han sido un pilar fundamental para ayudarme a salir de este problema. Tuve una pésima relación amorosa y eso de empezar otra es un horror para mi.
    Me gusta la forma de compartir su experiencia.
    Dios le bendiga.

    Responder
    1. Hola Han, muchas gracias por leer el artículo, lo que comparto, lo hago con mucho aprecio para mis seguidores. El apoyo de la familia es fundamental para pasar este proceso, me alegro mucho que contás con familia y amigos. Todos nos merecemos una segunda oportunidad en la vida y es mejor si nos la damos para amar. Ánimo y lo mejor está por venir. Saludos

      Responder

Escribe un comentario